En el mundo de la agricultura, la propagación vegetativa (o “clonación”) es muy común. Sin ella, algunos cultivos no serían viables a nivel comercial, como por ejemplo los plátanos, las manzanas, uvas y la caña de azúcar. La clonación es de enorme importancia en el sector del cannabis, ya que permite que tanto el crecimiento como las características, además del sabor y el efecto, sean sistemáticamente iguales.

DSC05034

¿Qué es la clonación?

“Clonar” consiste en cortar una rama (el extremo de una rama, con un brote o un par nuevo de hojas en el ápice) de una planta en fase vegetativa. Después, hay que hacer que al recorte de la rama le crezcan raíces del tallo cortado y realmente se convierta en una nueva planta entera.Cannabis_clone_5_days_in

Esto garantiza que todos los esquejes sacados de una planta “madre” tendrán características de crecimiento idénticas si se les proporciona las mismas condiciones de crecimiento, ya que son “clones” con ADN idéntico. En lo que respecta al cannabis, significa que conseguir el sabor y efecto exactos requeridos está casi garantizado, con más seguridad de la que puede proporcionar cultivar semillas, incluso con las variedades más estables.

El proceso básico es el mismo para la mayoría de las plantas, pero el término “clonación” parece ser específico del cannabis por lo que buscar suministros en un centro de jardinería de tu cuidad, que se refiera a tus bebés como “esquejes” en lugar de “clones”, puede ser aconsejable ¡dependiendo de la legislación local!

La elección de una planta madre

La elección de una buena planta madre es fundamental para el proceso de clonación. Básicamente, no tiene mucho sentido inmortalizar una genética (o por lo menos ampliar enormemente su esperanza de vida natural) a menos que tenga valor como variedad comercial.

Los cultivadores y criadores suelen seleccionar madres sobre la base de la productividad, la altura, la velocidad de crecimiento, la potencia, el tiempo de floración, el sabor y el efecto. También pueden seleccionarse otras características más de nicho, como por ejemplo, altos niveles de CBD (cada vez más populares en el mundo de la medicina) o la tolerancia al frío, para los cultivadores de las zonas del norte.

Cuando se cultivan plantas a partir de semillas, es imposible saber cómo resultará una potencial madre si no alcanza la floración. Por lo tanto, se deben sacar esquejes de las plantas cultivadas a partir de semillas que llevan unas semanas de período vegetativo. Entonces, estos esquejes deberían enraizar e, inmediatamente, someterse a un ciclo de luz de 12/12 para inducir la floración. Después, las madres de los esquejes más prometedores pueden mantenerse, permanentemente, en condiciones de crecimiento vegetativo para poder sacar más esquejes.

Preparación de los esquejes

Vas a necesitar:

Una planta madre; tijeras o tijeras de podar; una cuchilla de afeitar limpia y afilada o un bisturí;

Una superficie de corte, como una bandeja de horno de silicona o un plato de cerámica;

Una taza o 2/3 de un vaso lleno de agua tibia;

Un medio de cultivo, como bloques de lana de roca;

Un potenciador de raíces en gel o en polvo; un atomizador o pulverizador de plástico;

Un propagador (preferiblemente de los que generan calor).

En primer lugar, pon en remojo los bloques de enraizamiento en el agua, durante un máximo de quince minutos para asegurarte de que están saturados. Se aconseja ajustar el pH del agua en torno a 6,0-6,5 antes de sumergir los bloques.

Cloning cannabis plants allows for a homogenous gardenMientras que el medio está en remojo, utiliza tijeras o tijeras de podar para cortar los esquejes de la planta madre. Para la obtención de esquejes, se debe realizar el corte entre los nudos 3-4 exteriores de una punta o rama.

Usa la hoja de afeitar o bisturí, para podar todo excepto los nudos de la hoja más alta del corte, tan cerca del tallo como sea posible.

Corta el tallo en un ángulo de 45°. Algunos cultivadores utilizan la cuchilla para raspar las capas externas de la corteza y exponer el tallo interno del que crecen las nuevas raíces. Otros creen que este paso no es necesario.

Sumerge el esqueje en la hormona de enraizamiento, asegurándote de cubrir más o menos 1 cm del extremo inferior  del tallo.

Retira los bloques de enraizamiento del agua y escurre, ligeramente, el agua para que permanezcan húmedos pero no goteen.

Introduce el extremo del tallo cubierto con la hormona dentro del bloque de enraizamiento hasta una profundidad de 3-4 cm. Coloca el esqueje en el propagador.

Si se mantienen las condiciones correctas, en 2-3 semanas, todos los esquejes deberían tener raíces visibles sobresaliendo de los bloques de enraizamiento, y estar listos para el trasplante.

Mantenimiento de los esquejes de cannabis

Como regla general, los esquejes deben mantenerse a una temperatura constante de entre 20° C y 26° C, y con una humedad relativa del 90-100%. La humedad relativa (HR) puede reducirse un poco después de los primeros dos o tres días, pero nunca debe bajar de 60-70%.

Ocuparse del buen estado del cannabis requiere condiciones específicas si queremos que la clonación sea un éxito. Por otra parte, los tres subtipos principales del cannabis, informalmente conocidos como “sativa”, “índica”, y “ruderalis”, pueden variar en cierta medida en sus requisitos.

Como la mayoría de las variedades comerciales están ahora, en gran medida, hibridadas y su linaje genético es incierto, la mejor manera de conocer las necesidades individuales de una variedad específica puede ser el ensayo y error. Prepárate para perder clones, y hasta que estés seguro de los las necesidades de una variedad, saca más clones de los que preveías en un principio.

La humedad, la temperatura y el moho

El cannabis tiende a pudrirse y a tener moho, sobre todo oídio (moho polvoriento) y botrytis (moho gris). Por lo tanto, hay que tener mucho cuidado de evitar el moho, manteniendo los niveles de humedad lo suficientemente elevados para que los tejidos vegetales permanezcan adecuadamente hidratados, y se produzca el enraizamiento.Cloning cannabis header

El contacto prolongado directo con el agua en sí (como en un medio de cultivo excesivamente húmedo) también hará que los tallos se pudran. Si el tallo empieza a pudrirse, ya sea a través de un agente fúngico, como la botrytis, o por medio de la acción directa del agua, por lo general, el resultado es que hay que tirar los clones.

Sin embargo, mantener una humedad elevada y una temperatura constante, de baja a moderada, también proporciona las condiciones perfectas para que aparezca el moho. Mantener una buena circulación del aire (por lo general, un pequeño ventilador será suficiente) ayuda a combatir este problema, alejando el aire saturado y proporcionando aire fresco y limpio a los frágiles tallos y hojas.

Clonar plantas de cannabis con éxito es uno de los aspectos más difíciles de cultivar cannabis para los cultivadores principiantes, e incluso para los que tienen años de experiencia puede seguir siendo delicado. Seguir estas recomendaciones, por lo general, hará que se consigan buenos resultados, pero el ensayo y error sigue siendo la mejor forma de “irse familiarizando” con los esquejes.

Fuente :Sensi Seeds

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here