La legalización del cannabis avanza y, con ella, el interés de los inversores por un negocio con previsiones estratosféricas.

El cannabis se está convirtiendo en uno de los activos más prometedores en la capital mundial de las finanzas – ABC 

Hace no demasiado, los inversores de Wall Street veían en la marihuana poco más que un pequeño placer tras una demoledora jornada de trabajo. Hoy, el cannabis se está convirtiendo en uno de los activos más prometedores en la capital mundial de las finanzas.

El avance progresivo de la legalización de la marihuana -primero, para su uso medicinal, y cada vez más para fines recreativos- destapa un negocio multimillonario en el que los grandes actores empiezan a moverse con agresividad.
En los últimos meses, dos gigantes de la producción de marihuana legal, las canadienses Cronos Group y Canopy, han dado el paso de cotizar en Wall Street para atraer inversores en un momento decisivo para la industria: se espera que Canadá legalice el uso recreativo de marihuana este verano y California, el estado más poblado y con mayor potencia económica de Estados nidos, lo hizo a comienzos de año.

Nueva York a la espera

En Estados Unidos, ya son treinta los estados que permiten el uso medicinal del cannabis y otros diez los que, en diversos grados, autorizan su consumo recreativo. Otro potencial gran mercado para la marihuana legal, el estado de Nueva York, podría sumarse a esa decena de estados a corto plazo.

La marihuana es todavía ilegal a nivel federal en el gigante norteamericano y su legalización cuenta con enemigos acérrimos en lo más alto de la Administración, como el fiscal general, Jeff Sessions. Sin embargo, la marea a favor de su regularización parece imparable, e incluso el presidente, Donald Trump, no ha mostrado interés en abrir una guerra contra la marihuana. Según un estudio de Pew, el 61% de los estadounidenses están a favor de su legalización para uso recreativo, lo que indica, que antes o después, llegará el momento en que sea un negocio legal.

 En este contexto, Cronos Group empezó a cotizar a finales de febrero en el Nasdaq, el mercado de preferencia de compañías tecnológicas, incluso de gigantes como Apple, Intel, Cisco o Microsoft. Se convirtió así en la primera productora pura de marihuana en cotizar en Wall Street.

Resultados dispares

Sus últimos resultados han sido mixtos: sus ventas se han disparado un 473% en el último año, pero todavía no está en beneficios, con unas pérdidas en el primer trimestre de este año de 750.000 dólares. La buena noticia es que está lista para disparar su producción de los actuales 6.650 kilos al año a mas de 47.000 a partir del año que viene, lo que da una idea de la demanda que tiene su producto. Para ello, Cronos está montando plantas de producción en Australia e Israel, además de expandir la que tiene en Canadá.

Ahora, su competidora Canopy, la mayor productora de marihuana legal de Canadá, ha optado por hacerlo en la Bolsa de Nueva York, la más potente del mundo. Esta semana, presentó la solicitud para ser incluida en el índice, una decisión que se tomará a finales de este mes.

«Una de las principales razones de cotizar aquí es que, en un momento en el que crecemos a nivel mundial, tener inversores institucionales de Estados Unidos es de mucha ayuda», aseguró a Bloomberg el consejero delegado de la compañía, Bruce Linton. «Es hora de que el mercado deje de contar chistes de porros y empiece a hablar de las oportunidades de inversión».

Tanto Cronos como Canopy llevaban tiempo cotizadas en la bolsa de Toronto, la principal de Canadá, con buen desempeño. Por ejemplo, el valor de la acción de Canopy se ha triplicado en el último año.

Se cocina un cambio

El mercado de la marihuana da otras señales de estar cocinando grandes cambios: otras dos empresas canadienses -Aurara Cannabis y MedReleaf- acaban de anunciar su fusión, mientras que en Estados Unidos hay quien se prepara para cambios que se antojan inminentes. MedMen, una empresa que, además de producir, tiene una extensa red de dispensarios, acaba de abrir un establecimiento en la Quinta Avenida de Nueva York, a medio camino entre una tienda de Apple y una galería de arte de Chelsea. Todavía solo puede vender a quienes van con receta del médico, pero la decisión de invertir en un local en una zona tan demandada indica que quiere posicionar su marca para cuando el cannabis sea legal.

Todas estas apuestas cobran más sentido con las proyecciones que se esperan para el negocio del cannabis. Pese a que todavía no se permite su consumo recreativo en la mayor parte de Estados Unidos y Canadá, el año pasado el negocio de la marihuana legal movió 9.200 millones de dólares, un volumen similar a toda la industria de los ‘snacks’. Se espera que dentro de una década, se dispare hasta los 47.300 millones de dólares, según los datos de BDS Analytics. Esta misma consultora asegura que esta industria empleaba el año pasado a 121.000 personas, y estima que en 2021 se disparará hasta 292.000 trabajadores.

FUENTE

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here