El Instituto Nacional del Cáncer (NCI) de los Estados Unidos, por sus siglas en inglés, una de las agencias patrocinadas por el gobierno federal estadounidense, acaba de actualizar en su página web un estudio que el cannabis puede y ya ha matado células cancerígenas.

Los datos más relevantes en el estudio se presentan a continuación:

  1. Los cannabinoides reprimen el crecimiento del tumor causando la muerte de estas células y bloqueando a su vez su crecimiento. Al bloquearlas también impide el desarrollo de los vasos sanguíneos que necesitan los tumores para crecer.
  2. Los cannabinoides pueden proteger la inflamación del colon y pueden potencialmente reducir el riesgo de este tipo de cáncer.
  3. Un estudio de laboratorio del delta -9-THC en el carcinoma hepático o cáncer de riñón, demostró que este puede destruir o dañar las células cancerígenas. Este mismo estudio se demostró que en modelos de este tipo de cáncer este cannabinoide tiene efectos para la degeneración de tumores.
  4. Un estudio del cannabidiol (CBD) en los receptores de estrógeno positivo y estrógeno negativo, causó la muerte de las células cancerígenas típicas en el cáncer de mama. Estudios de la metástasis en el cáncer de mama demostraron que los cannabinoides pueden menguar el crecimiento, el número y la propagación de tumores.

El NCI también incluyó descubrimientos en los usos secundarios de los pacientes con cáncer por parte del cannabis­

-Los receptores del cannabinoides han sido estudiados en el cerebro, en la médula espinal y en las terminaciones neurológicas a través del cuerpo para comprender su función en cuanto al alivio del dolor. También estudió el efecto de los cannabinoides como anti-inflamatorios y la manera en que reduce el dolor.

-El cannabinoide Delta -9-THC y otros estimulan el apetito e incrementan el consumo de alimentos.

Es importante acotar que los primeros descubrimientos ya habían sido publicados en “PubMed”, la Biblioteca Nacional Estadounidense de Medicina. La NCI considerado estos estudios preclínicos porque fueron hechos en animales. Según esta entidad, no se han publicado hasta el momento estudios sobre tratamiento humano del cáncer con cannabis.

Sin embargo, el hecho de que el Gobierno Federal de EE.UU quien apoya abiertamente a las farmacéuticas y que ha satanizado por tanto tiempo el uso del cannabis, es una buena noticia para el mundo y especialmente para Latinoamérica.

En estos años la legalización en Estados Unidos ha tenido un gran apoyo no solo de activistas sino también del gobierno estadounidense. El Instituto Nacional de Abuso de Drogas, otra agencia del Instituto Nacional de la Salud de ese país, se ha referido a los estudios del cannabis  incluyendo entre otros, cómo el cannabis puede ayudar a reducir el dolor y las consecuencias negativas de un tratamiento como la quimioterapia.

 

Fuente

DEJA UNA RESPUESTA

Please enter your comment!
Please enter your name here